Charlie Palmieri, “el Gigante de las blancas y las negras”,  nació en el barrio del Bronx deNueva York el 21 de noviembre de 1927, aunque sus padres eran Ponceños (Puertorriqueños). Fue un gran pianista, compositor y director de orquesta de salsa, jazz afrocubano o jazz latino.

Comenzó a tocar el piano de oídas, de modo que a los siete años, su padre decidió darle formación. Cuando Palmieri cumplió 14 años, participó en varios concursos de talentos y ganó varios premios junto con su hermano menor, Eddie (que más tarde cosecharía éxitos por cuenta propia). Su abuelo lo introdujo en la música de las bandas de música latina y con solo 16 años hizo su debut profesional como pianista con la “Osario Selasie Band”. Graduado en 1946, debutó en el mundo discográfico con el tema “Se Va La Rumba“, como miembro de la banda de Rafael Muñiz.

 

Trabajo desde 1947 hasta 1953 con Tito Puente, en el Copacabana Club, tocando después con numerosas bandas como la Pupi Campo’s Band.

 

Charlie Palmieri y “su charanga Duboney”  junto al dominicano Johnny Pacheco, dieron origen a la locura por la Charanga en los Estados Unidos, al unir  [] [][el sonido de la flauta, (llevado previamente a Nueva York por Gilberto Valdés y José Fajardo) con el de las cuerdas de orquesta de Palmieri. Durante esta época cosechó éxitos, con los discos “Cómo bailan la pachanga” y “La pachanga se baila así“.

 

Cuando decayó la popularidad de la charanga, Palmieri giró hacia el nuevo ritmo de éxito, el Boogaloo, reformando la estructura de su orquesta, dejando aparte las cuerdas y la flauta e incorporando trompetas y trombones, y reduciendo el nombre de su banda a “La Duboney”.[] Consiguió nuevos éxitos como “Tengo máquina y voy a 60“, “Hay que estar en algo”, ”Either You Have It or You Don’t” y “Latin Bugalu“.

 

Amante del jazz y la música afrocubana, Charlie fue, director musical para el programa de TV “El mundo de Tito Puente”, y trabajó también con su hermano Eddie, Celia Cruz, Tito Puente, Herbie Mann, Ismael Rivera, Rafael Cortijo, Ismael Quintana, Bobby Capo,Mongo Santamaría y Ray Barretto.

 

Se le conoció como el “Gigante de las blancas y las negras” por su voluptuosidad en la ejecución y porque fue grande atacando el teclado. Llegó a grabar más de 20 discos de larga duración. Por muchos años vivió en Puerto Rico, tocando en hoteles de la capital, hasta que decidió regresar a Nueva York luego de sufrir un ataque al corazón, y falleció en el Bronx el 12 de septiembre de 1988.