Raymond Barretto Pagán (Nueva York, 29 de abril de 1929 – †Nueva Jersey, 17 de febrero de 2006), conocido como Ray Barretto, fue un percusionista estadounidense y uno de los más destacados compositores productor y director de orquesta. A lo largo de sus más de 35 años de carrera musical, sus congas se han podido escuchar en cientos de discos, tanto de Jazz como de música latina.

Hijo de padres puertorriqueños, Barretto incursionó en la música inspirado por el legendario percusionista Chano Pozo. La trayectoria musical de Barretto muestra una gran inquietud y una amplia gama de influencias musicales, quizá en parte debido a que, al contrario que la mayor parte de los músicos de jazz latino, su aproximación a la música afro-caribeña y a la salsa fue a partir del jazz y no a la inversa.

 

Barretto empezó a tocar las congas en sesiones de descarga (“jam sessions”) celebradas en los clubes de jazz  mientras estaba en la marina en Alemania. Empezó a trabajar con músicos de jazz estadounidenses tras regresar a Nueva York, hasta que a finales de los 50 sustituyó a Mongo Santamaría en la banda de Tito Puente durante cuatro años, período en el que también intervino como músico de sesión en grabaciones del género “rhythm & blues”.

 

En el 1961, decidió entrar al mercado de la música latina formando su propia orquesta de charanga, “Pachanga with Barreto”, bajo el sello discografíco Riverside. Fue el primero de dos discos que Ray grabó con ellos. Intentó modernizar el sonido de la charanga, dominante en la música latina de la época, reforzando la sección de viento y haciendo versiones de melodías provenientes del rock y delpop. Pero ante la insatisfacción del experimento, el conguero cambió de compañía para iniciar una nueva estrategia musical. Grabando con la casa Tico, Barretto logró su primer éxito con la canción “El watusi” en 1963. En medio del furor del rock y la nueva ola, el tema se convirtió en la primera canción puramente latina en penetrar las listas de Billboard en los Estados Unidos.

 

Tras fichar por el sello Fania en 1967, Barretto comenzó a alcanzar reconocimiento como uno de los más importantes artistas de jazz latino y llegó a ser director musical de la Fania All-Stars. De esta época destaca su álbum Acid (1968). Durante los 70, con Fania, Ray Barretto se consagró como uno de los máximos exponentes de la salsa. Durante esos años pasaron por su orquesta vocalistas de la talla de Adalberto Santiago, Tito Allen, Rubén Blades, Tito Gómez y Ray De La Paz. Al mismo tiempo, participó en grabaciones de figuras anglosajonas como Cal Tjader, los Rolling Stones y los Bee Gees, entre otros.

 

Del 1976 al 1978, grabó tres discos de jazz para el sello Atlantic Records. Uno de ellos, “Barretto Live…Tomorrow”, fue nominado para un Grammy. En el 1979 regresó a Fania Records y a la salsa, produciendo un álbum considerado por los críticos como un clásico: “Riconstruction”. El mismo fue proclamado por la revista Latin N.Y. como “Mejor Album” del 1980, y Barretto fue igualmente distinguido como el conguero del año.

 

Durante la década de los 80, el músico puertorriqueño experimentó una merma en su popularidad. Sin embargo nuevas nominaciones al Grammy no se hicieron esperar. Fue nominado al galardón por la producción “Ritmo de la Vida”. Y finalmente, en el 1990, ganó la presea por el disco “Ritmo en el Corazón”, el cual contó con la participación de la cantante Celia Cruz.  En 1991 estrenó un nuevo sexteto, New World Spirit, con el ha realizado al menos ocho discos de larga duración (sin contar recopilaciones) para distintos sellos discográficos. Curiosamente (y en contra del caso de otros artistas de música moderna), Barretto, ya en su etapa de madurez, llegó con este grupo a una plenitud creativa, alcanzando cotas nunca antes alcanzadas por él ni por ningún otro artista de jazz, latino o de cualquier otro tipo.

 

Como el mismo Barretto (que hasta poco antes de su muerte siguió actuando en directo) afirmaba, esta nueva etapa de su carrera no se basa en la fusión de elementos de música latina y jazz, sino en el empleo de instrumentos de origen afro-caribeño como la conga o, en raras ocasiones, temas de origen latino, pero con una concepción del jazz totalmente tradicional, lo que constituye una óptica probablemente nunca abordada por ningún otro músico ni grupo, quizá con la excepción del grupocubano de jazz Columna B.

 

Barreto, “el rey de las manos duras” es conocido por los aficionados y coleccionistas de la salsa como uno de los más destacados ejecutores de la denominada salsa dura y por exponer uno de los sonidos más duros y clásicos dentro del género.

 

Aqui os dejo con una tremenda descarga de congas, a cargo de Barretto y Mongo Santamaria, con La Fania.