El timbalero Tito Puente es una de las celebridades latinas que más han repercutido en el pentagrama musical. Sus más de 50 años de reinado en la música se decoran con cuatro premios Grammy, varios doctorados honorarios, participaciones estelares en innumerables programas televisivos, así como en largometrajes, conciertos y presentaciones alrededor del mundo.

Ernesto Antonio Puente nació en Spanish Harlem en Nueva York el 20 de abril de 1923, siendo sus padres puertorriqueños. Estudió piano y batería durante siete años, además de composición y orquestación, aunque su carrera profesional la comenzó tocando percusiones latinas, en las bandas como las de Machito, José Curbelo y Pupi Campo.

La primera gran oportunidad llegó cuando empezó la Segunda Guerra Mundial y el timbalero de la banda de Machito tuvo que cumplir con el servicio militar, permitiendo a Tito tomar su lugar. La habilidad y técnica que Puente desplegaba dieron buenos resultados en corto tiempo. Y tanto impacto causó que, por primera vez en la historia de la música latina, los timbales se colocaron al frente de la orquesta. De hecho, Tito Puente siempre tuvo por costumbre tocar los timbales de pie, no sentado como entonces se acostumbraba. Ese simple cambio en la rutina liberó esa sección rítmica, abriendo la puerta a que este vistoso estilo se convirtiera en norma en poco tiempo y ganándose el apodo de “El Rey del Timbal”.

En 1947[] o 1949,[] forma su propia orquesta, bajo el nombre de “The Picadilly Boys”, con la que toca jazz latino. Durante los años 1950, la popularidad de Puente llegó a su mayor nivel y logró que músicas de origen cubano, como el mambo, el son o el cha cha cha, llegaran a una mayor audiencia. Posteriormente, ya en los años 60, Puente se sumó, a pesar de sus reticencias a la nueva etiqueta, a la corriente de la salsa.

click aqui —-> http://www.youtube.com/watch?v=YYSnxb3BMdg

Mucho más tarde, vuelve al jazz latino, interviniendo en numerosos festivales y grabando un gran número de álbumes.[]

Puente fue también un talentoso vibrafonista y bailador. Sus brillantes arreglos y espectaculares presentaciones ayudaron a estimular la locura del mambo de los años 1950, y la orquesta de Puente fue una atracción en el Palladium Ballroom en Nueva York. Su experiencia con el baile fue la base de su sentido para el ritmo, motivándolo para que tratara de desenvolver su introvertida personalidad y su llamativa presencia en el escenario. En corto tiempo ésto le ganó fama y distinción, impulsándolo de músico secundario a estrella.

Considerado por muchos como una “leyenda viviente”, sus grabaciones y composiciones se han convertido en clásicos de la música popular. “Oye como va” y “Para los rumberos” han sido grabadas por leyendas de la música rock como Carlos Santana. Sus álbumes “Top Percussion”, “Dance Mania”, “Puente in Percussion”, “Cuban Carnaval”, “El Rey del Timbal” y “El número 100” son parte esencial en los almacenes de los buenos coleccionistas de música del mundo.

Probablemente el maestro es uno de los principales responsables de la música que hoy bailamos y conocemos como salsa.