Pablo Tito Rodríguez Lozada nació en Santurce, Puerto Rico, el 4 de enero de 1923. Desde su infancia manifestó interés en todo lo relacionado con sonidos musicales. Sus juguetes preferidos consistían en versiones infantiles de instrumentos musicales tales como guitarra, trompeta, armónica, piano y tambores. Ya en su niñez organizó e integró el conjunto Sexteto Nacional, junto a su amigo desde ese tiempo, el músico Mariano Artau. Luego, a los 13 años integró el Conjunto de Industrias Nativas que dirigía el músico Ladislao «El Maestro Ladí» Martínez, con la cual grabó su primer tema, titulado Amor perdido en 1937. Al año siguiente, le invitan a formar parte del grupo Cuarteto Mayarí, donde tocaba las maracas y hacía la segunda voz.

En 1939, con 16 años, viajó a Nueva York para reunirse con su hermano, el músico y cantante Johnny Rodríguez, quien residía en Nueva York desde 1935. La isla de Puerto Rico pasaba en ese momento por una situación económica difícil influenciada por la «Gran Depresión» estadounidense, y dado que había concluido sus estudios de bachillerato y sus padres habían fallecido, precipitó su partida. En un principio hizo apariciones en la orquesta de su hermano Johnny y poco después logró cantar con el Cuarteto Marcano, con el cual grabó sus primeros discos en Nueva York, aunque nunca formó parte de esta agrupación. Luego, integró la agrupación musical cubana Cuarteto Caney y tras una pasantía breve por las orquestas de Enric Madriguera y Xavier Cugat como cantante y percusionista, presta en 1945 el servicio militar obligatorio en el ejército estadounidense.

Al licenciarse del ejército, el pianista y compositor cubano José Curbelo reclutó a Rodríguez como cantante y músico para su orquesta. Ese año, mientras la banda de Curbelo actuaba en el club nocturno China Doll, Rodríguez conoció a una corista estadounidense-japonesa llamada apodada Tobi Kei, cuyo nombre verdadero era Takeku Kunimatsu, con quien se casó unos meses después y tendría a sus hijos Tito Jr. y Cindy.

Como artista de superado talento, dedicó muchos años de estudios a la música mientras actuaba en Nueva York. En 1948 funda la orquesta Mambo Devils. Con esta orquesta, en pleno auge del mambo, Rodríguez rivaliza con las orquestas de Tito Puente y con los Afrocubans de Machito, cuando los ritmos del mambo, cha-cha-chá y el merengue estaban en pleno furor en Nueva York. Firma su primer contrato de grabación con la disquera Tico Records, la cual le obliga a cambiar el nombre de su orquesta, el cual pasó a ser Los Lobos del Mambo. En 1953 firma un nuevo contrato con la empresa transnacional RCA Víctor y su banda pasa a llamarse Tito Rodríguez y su Orquesta.

Cuando el rock comenzó a dominar las ondas hispanas por medio del movimiento de la Nueva Ola, Tito dio un salto al bolero grabando uno de sus grandes clásicos interpretativos: «Inolvidable» del compositor cubano Julio Gutiérrez.

A raíz de su éxito en esta nueva etapa, Tito tuvo un periodo de grabaciones con la orquesta de Leroy Holmes con la que produjo aciertos como «Un cigarrillo, la lluvia y tú», «Ya son las doce», «Llanto de luna», «En la oscuridad» y «Tu pañuelo», entre otros.

A mediados de la década de 1960, pasó del sello UA Latino a Musicor para quienes grabó numerosos éxitos, así como produjo grabaciones para el cuarteto Los Hispanos, Los Montemar y el cantante Teddy Trinidad.

Posteriormente regresó a Puerto Rico donde se convirtió en atracción de los exclusivos centros nocturnos de hoteles del área metropolitana. En 1970 inició un ciclo de producciones televisivas para la entonces cadena Rikavisión. En «El Show de Tito Rodríguez», los televidentes tuvieron la oportunidad de disfrutar de lo más granado del talento internacional. Figuras como Sarah Vaugh, Shirley Basey, Tonny Bennett y Sammy Davis Jr., actuaron como artistas invitados a su programa del Canal 7.

En esta última etapa de su carrera, Tito Rodríguez se convirtió también en uno de los primeros cantantes nacionales en producir sus propios discos. Fundando la casa TR, el intérprete boricua legó a la discografía internacional clásicos como «Don fulano», «Amar no es sólo sexo» y «En la soledad».

Tito murió de leucemia en 1973.

En el vídeo podemos ver una parte de su programa de televisión, con Eddie Palmieri como artista invitado.